que ver en cadiz playa la aceitera
                   que visitar en la provincia de cadiz

IDEAS para ver en cadiz

viernes, 27 de enero de 2012

El acueducto Tempul a Gades


En el siglo I antes de cristo la ciudad de Gades (Cádiz) se había convertido en una gran e importante ciudad romana que estaba muy poblada para los estándares de la época. La ciudad tenía dificultades de abastecimiento de agua dada la singular posición geográfica de Cádiz como isla o península.

Para solucionar el asunto Lucio Cornelio Balbo “el menor” militar y político romano, que era inmensamente rico y  descendiente de una familia de acaudalados comerciantes actuó como mecenas de una impresionante obra civil.

mapa acueducto tempul

Se trataba de construir un acueducto de unos 75 kilómetros desde el manantial del Tempul situado en San José del Valle hasta la urbe Gaditana para suministrar agua fresca y abundante con un recorrido que  pasando por colinas, llanuras, marismas y  atravesando el istmo que une San Fernando con Cádiz podría ser disfrutada finalmente. La línea de puntos verdes discontinuas marca el trazado del antiguo acueducto.


El acueducto entre el Tempul y Gades consistía de arcadas, canales, depósitos abovedados, puentes, registros, etc construidos en piedra engastadas y unidas con argamasa de cal. Hoy en día quedan pocos restos y vestigios de esta gran obra de ingeniería, siguen  visibles sus cimientos y algunos pilares en el cerro de los Arquillos o en el arroyo Salado de Paterna, o el marquesado en Chiclana. También quedan expuestos, recolocados en plazas de Cadiz capital,  restos de bloques labrados o sillares  de piedra perforados que hacían la función de conductos. 

 restos acueducto tempul


Las piedras que formaban este acueducto del Tempul-Gades fueron utilizadas durante siglos con otros fines, como construir casas, muros o torres.

Lo que si hay constancia de que los cronistas árabes ya contaban las maravillas de la construcción. Y en la historia fue intentado recuperar en tiempos de Felipe II y en el reinado de Carlos III donde se ordenaron sendos estudios a eruditos pero que finalmente por motivos económicos, políticos o de otra índole no llegaron a concretarse.

Fue en el siglo XIX cuando ante la necesidad de agua de jerez se construyo una canalización hasta la ciudad desde el mismo lugar al cual llegaba el antiguo acueducto romano del Tempul a Gades.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada