que ver en cadiz playa la aceitera
                   que visitar en la provincia de cadiz

IDEAS para ver en cadiz

lunes, 5 de diciembre de 2011

El castillo de Sancti Petri

El castillo de Sancti-Petri se encuentra en el extremo sur de San Fernando y se situa en la desembocadura meridional del caño de Sancti Petri del que recibe su nombre.  Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.


El Castillo de Sancti Petri es una fortificación de carácter defensivo y trazado irregular, que está enclavado en el islote de Sancti Petri, Este baluarte formaba parte  de una la línea de fortificaciones que protegían la entrada del caño de Sancti Petri, brazo de mar que desemboca frente al islote, junto a una serie de baterías en la costa próxima  formando un conjunto de importancia estratégica y militar para la zona.


La atalaya de Sancti Petri se edifica en el siglo XVI (1610), una época en la que eran muy frecuentes en las costas gaditanas los pillajes y asaltos por parte de bandas piratas, es la construcción más antigua del conjunto. El resto de la construcción, las murallas y el interior del recinto, datan del siglo XVIII, da al castillo una función más militar, ya que debía combatir a los buques enemigos que se aproximaban a la costa.


Pero la historia de este castillo sobre tal singular islote, nos guarda muchos misterios, pues tuvo edificaciones desde su antigüedad. Según las fuentes clásicas, la expedición que fundó Gadir, allá por el año 1100 a. C., levantó un santuario, el templo de Hércules o Melkart para los fenicios, protector de navegantes y comerciantes. Según el historiador Estrabon fue una de los santuarios más importantes de la antigüedad, y se aseguraba que bajo el templo estaban los restos del semidios Hercules, recibiendo las visitas de importantes personajes de la historia como Anibal o Julio Cesar.

Fue durante la época romana bajo el mando de Trajano cuando el templo alcanzó su máximo esplendor, encontrándose numerosas estatuas de la época en los restos del templo que adivinan la significativa relevancia que alcanzó el santuario. Su decadencia comenzó en el siglo IV, perdiendo su pasada grandeza por completo durante el  dominio visigodo.





A partir de este momento empezó a sufrir ataques y destrucciones, la acción del mar, la explotación de canteras de piedra ostionera, la utilización de sus piedras para otras construcciones y sucesivas ocupaciones terminaron por destruir el templo. Incluso, hay crónicas que llegan a citar que un caudillo musulmán mando excavar y demoler el templo para buscar los tesoros enterrados que se contaban en las leyendas de los habitantes de la zona. Este conjunto de hechos hacen que  sólo quede constancia del santuario  a través de los hallazgos arqueológicos.

Su titularidad ha estado siempre en disputa entre los municipios de Chiclana de la Frontera y San Fernando, consiguiendo éste último su reconocimiento legal tras una sentencia de los tribunales. Aunque finalmente se ha llegado a un acuerdo de explotación conjunta que ha conllevado la restauración del castillo a finales del primer decenio del siglo XXI.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada